Zurück

Queridos amigos: Aunque es posible que estéis mejor informados que nosotros os quisiera contar un poquito porque total una no sabe qué hacer. Como no se puede ir ni al trabajo, ni a la escuela o guardería, la gente está metida en casa o hace de turista de catástrofes y molestan a los que ayudan. Nosotros mismos pertenecemos al grupo de los felices fuera de peligro, mientras que de momento están evacuando a buena parte de la población de Dresden porque aún estamos esperando lo peor: la llegada de otra ola (más grande aún) desde Tchequia. Mi madre contó que en el supermercado encontró a un montón de gente evacuada de la región de Pirna que parece totalmente inundada que compraron como locos. Llevamos ya tres días en las que se ven las estanterías de pan completamente vacías. Se rellenan por la mañana, pero al instante se vende todo. Lo mismo me parece que pasa con los periódicos, me costó bastante conseguir una "Morgenpost" (la penúltima), de los otros ni hablar. Os mando dos imágenes para que tengáis una idea de lo que está pasando aquí mismo (la estación está a unos 1000m) o en los pueblos al lado, como Weesenstein. Digo que a lo mejor estéis mejor informados porque casi nadie aquí recibe los programas de la tele. Es difícil o imposible llamar afuera (desde fuera sí) y me parece que incluso dentro de Dresden. Dicen que probablemente habrá más problemas de comunicación. En algunas zonas no tienen ni agua ni electricidad. Ayer me acerqué un poco hacia la estación de trenes. Había bajado el agua, pero ha dejado una imagen de destrucción. Las calles mismas, los carriles del tranvía, muebles de la estación - todo roto y lleno de barro. Hay mucha gente que dice que desde 1945 no se ha visto semejante cosa. En la radio ahora mismo están hablando de los barrios abandonados como "ciudades de fantasmas". Sin embargo hubo y hay mucha gente que se niega a dejar sus casa por miedo de que les roben. En total - para mí que estoy fuera de todo peligro es algo completamente increíble ver el día tan bonito como es hoy y tener todas esas crueldades tan cerca y oírlo todo en la radio la pongas cuando quieras, no hay otra cosa. Lo actual es que cada poco nos dicen lo que subió el Elba hasta el momento y lo que se puede esperar. Las ciudades como Bad Schandau y Pirna adonde ya llegó aquella ola ya están inundadas. Es una pasada tener que esperar a que nos pase lo mismo. Esperemos que todo este se acabe pronto y que no cueste más vidas.

Saludos de una región muy triste,
Ricarda. Zurück